Hábitos que inciden en el desarrollo cerebral del niño.

Loading...
Loading...

Hábitos que inciden en el desarrollo cerebral del niño

El cerebro comienza a formarse desde las primeras etapas de la gestación. Luego, una vez venido al mundo, el desarrollo cerebral continúa, especialmente durante los primeros años de la infancia. ¿Podemos estimular el desarrollo cerebral de nuestros hijos? ¿Existen hábitos que pueden incidir y potenciarlo?

El desarrollo cerebral del niño.

El cerebro comienza a formarse a las dos primeras semanas de gestación. Posteriormente, hacia el nal del embarazo, se conforma la corteza cerebral. No obstante, no está desarrollada del todo, y no lo hará hasta después del parto. En efecto, al nacer, el cerebro del bebé está aún en proceso de formación y maduración. De hecho, no es hasta la edad de los tres años cuando alcanza prácticamente el 80 % de un cerebro adulto. Se trata, por tanto, de una etapa en la que el cerebro se desarrolla a una velocidad impactante, seguramente la razón por la cual no somos capaces de recordar acontecimientos previos a esa edad.

Así, los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo cerebral. De hecho, se desarrollarán muchas de sus estructuras básicas: La corteza visual. Hacia los seis meses el bebé ya puede ver prácticamente como un adulto (profundidad, enfoque, etc.) El cerebelo multiplica su tamaño, permitiendo el desarrollo de las actividades motoras.

Loading...

Hábitos que inciden en el desarrollo cerebral del niño

1. Interactuar  Cuando un niño se expresa, ya sea balbuceando o llorando, y encuentra como respuesta un contacto visual, un abrazo o una respuesta oral, en su cerebro se establecen o refuerzan conexiones neuronales que posteriormente le ayudarán a desarrollar sus habilidades comunicativas y sociales. Se trata de lo que en el Centro de Desarrollo del Niño de la Universidad de Harvard denominan «serve and return«.

De hecho, los científicos de este centro indican que una relación sin interacción, es decir, sin respuesta, puede incluso llegar a ser un grave peligro para el desarrollo del niño. En efecto, para su correcto desarrollo, el cebrero necesita interacción de forma que reciba la estimulación adecuada. Si no existe, las respuestas de estrés se activarán, liberando hormonas que pueden llegar a provocar deciencias en el desarrollo cerebral.

Loading...

2. Evitar el estrés tóxico Según el Centro de Desarrollo del Niño de la Universidad de Harvard, es importante prestar atención a cómo el niño aprende a afrontar las adversidades durante su desarrollo. La interacción con el niño es determinante para su desarrollo cerebral.  A través de esto, se consigue una adecuada estimulación del cerebro.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *