Autodiagnóstico y terapias por internet, habito peligroso.

Loading...
Loading...

Internet es una gran fuente de información y al ser tan fácil su acceso, solemos acudir para buscar soluciones, incluso las relacionadas con la salud. ¿Es esto un problema? Si, sin duda, ya que existen numerosas webs con información incorrecta o falsa.

A Julio Santoyo, estudiante MIR, también le preocupa esta situación. Sostiene que se acude a Internet para conocer qué patología o enfermedad se tiene porque “es una manera muy rápida de acceder a la información y de conseguir un posible diagnóstico de lo que el paciente puede tener”.

Dicho esto, se sitúa “totalmente en contra” de esta práctica. Comenta que durante sus seis años de estudios, todos sus profesores siempre han aconsejado mucho cuidado con las búsquedas en la red.

Loading...

Julio considera que, aunque es una gran herramienta para conseguir información relacionada con la salud, hay que “saber usarla porque hay mucha información que no es veraz y otra que, aunque sí lo es, no es aplicable a todos los pacientes”.

El doctor Piedra sentencia:”Antes se creía que por el hecho de estar publicado en un libro era verdad y ahora se cree que por estar en Internet es verdad, y no es así”.

Informarse correctamente.

  • Al existir tantas webs con informaciones incorrectas, Julio Santoyo recomienda informarse en “páginas que estén muy contrastadas como asociaciones médicas o especializadas en salud, basadas en evidencias científicas y no en simples casos de pacientes”.

Recomendaciones que circulan por la red.

En la red existen montones de “soluciones terapéuticas” ,como por ejemplo:

Loading...
  1. Vaginitis bacteriana: tomar ajo y frotarlo por la zona afectada varias veces al día. ¡NO! “Es un desequilibrio de la flora bacteriana de la vagina y hay que reequilibrar la flora con antibióticos tópicos o administrar bacterias beneficiosas, con cápsulas intravaginales, tampones o tratamientos de ácidos débiles”, explica este médico.
  2.  Eliminar la cera de los oídos: con vinagre de manzana o ajo. ¡NO!  Ni lo probéis porque el vinagre es sumamente irritable y los oídos muy sensibles. Lo que sí recomienda el médico es limpiarlos con algunas gotas de “aceite de oliva”.
  3. Apendicitis: Acupuntura, zumo (remolacha, pepino y zanahoria) o con cataplasma de barro. ¡ATENCIÓN! “La apendicitis tratada de esa manera acabará en el cementerio”, sentencia el doctor Piedra. La única solución es operar porque puede dar lugar a una “peritonitis”.
  4. Quemaduras: untar mantequilla, poner miel o una cáscara de plátano. NO
  5. Varices: poner arcilla verde o cinco cabezas de ajo con alcohol. ¡NO! “Las varices tienen su tratamiento que son: ejercicio, duchas de agua fría, medias de comprensión y medicamentos que mejoran la circulación”, detalla el médico.

El típico consejo de poner un chuletón para curar un ojo morado “es relativamenteverdad porque la sangre de la carne del filete tiene componentes que favorecen que se digiera la hemoglobina del hematoma y eso acelera el proceso de curación, pero no lo cura”, aclara el doctor Raúl Piedra.

Loading...

Pacientes afectados.

Piedra confirma que incluso han llegado pacientes a su consulta afectados por seguir alguna recomendación de Internet: “Las pseudoterapias pseudocientíficas son las que más aparecen, tienen gran capacidad de convicción y son muy caras. Con mucha frecuencia llegan a mi consulta pacientes que han usado terapias que han visto, que no tienen fundamento científico e incluso pueden ser peligrosas porque dejan su medicación por recomendación de alguien en la red”, sentencia el experto.

Han llegado a agravar algún problema existente por seguir indicaciones de las redes. Comenta que un paciente diabético bajó sus dosis de insulina por tomar “un preparado de herbolario que le habían recomendado” pero que “afortunadamente lo contó en consulta” y pudo solucionar el problema.

Vicente J. Álvarez cuenta la peculiar anécdota de una mujer que fue a la farmacia con su hija a la que le había picado una avispa y miraron por Internet cómo calmar el dolor: “Le mearon encima y le cubrieron la picadura con tierra y así vino la pobre niña”.

Ventajas para paciente.

Con la llegada de las nuevas tecnologías e Internet al alcance de la mano, todos somos proclives a consultar todo por la red, pero hay que saber informarse correctamente. El médico de atención primaria defiende que es una gran oportunidad para agilizar el contacto con el paciente.

“Yo uso el correo electrónico en la consulta, los pacientes me piden recetas, me mandan controles de tensión arterial, revisiones laborales para que mire los análisis, etc. Es un nueva forma de comunicación que habrá que explorar, yo lo considero una ventaja y no hay que tenerle miedo, sólo hay que saber usarlo bien”, explica el doctor.

Cómo paliarlo.

Raúl Piedra recomienda que cada centro tenga “una web con información útil para el ciudadano” y que, junto con los medios de comunicación, se ofrezcan contenidos de calidad.

Al ser un problema creciente opina: “Sería bueno que el Ministerio de Sanidad tomara cartas en el asunto”.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *